Gestión de contraseñas

Contraseñas

 

El punto en común entre las diferentes aplicaciones como Webmails, forums, redes sociales y bancos online es el acceso mediante una contraseña. Con la proliferación de cuentas de usuarios que necesitan una autenticación, las contraseñas son cada vez más difíciles de recordar. Sin embargo, elegir una contraseña compleja es crucial cuando la ingeniería social está en pleno auge. Con algunos consejos básicos y el uso de algunas herramientas prácticas, es bastante fácil elegir, asegurar y gestionar sus contraseñas.

¿Cómo elegir una contraseña? Cinco consejos básicos

 

No existe una "receta" que permita asegurar al 100% una contraseña. Sin embargo, algunos consejos simples le ayudaran a proteger mejor sus contraseñas: Longitud de la contraseña - Elegir una contraseña con una longitud mínima de 8 caracteres. Lo ideal es que esté compuesto de al menos 14 caracteres. La longitud de la contraseña es primordial si usted opta por una cadena de caracteres del mismo tipo (ejemplo: solo letras o números). Utilizar todas las posibilidades del teclado - Combinar los tipos de caracteres: letras, números, símbolos y signos diacríticos (^,¨, $, !, #, /, etc.). Opcionalmente usar letras mayúsculas si el servicio (ejemplo: email address) lo permite. Hacer uso de la mnemotecnia Una cadena de caracteres muy complejos puede ser difícil de memorizar, sobre todo si no es significativo. Una forma simple de integrar la memorización y una contraseña compleja es partir de una frase o de una palabra que tenga sentido. Por ejemplo si tu pasión es la "caligrafía" puedes cambiar el orden de las letras e intercalar números y símbolos: "fia33gra£cali%". Una contraseña para cada cuenta de usuario Con cada vez más cuentas y accesos que necesitan una autenticación, la tentación es optar por una contraseña única para todas. En la medida de lo posible (según sus capacidades de memorización) es recomendable elegir una contraseña para cada cuenta. Al menos se recomienda aplicar esta regla a las cuentas más importantes (ejemplo: banca por internet). Los administradores de contraseñas como "Keepass" permiten solucionar esta dificultad (leer más abajo). Cambiar frecuentemente de contraseñas El cambio frecuente de contraseñas es un simple truco que permite evitar los ataques de tipo phishing (usurpación de identidad). 

 

Cuatro cosas a evitar

 

Las técnicas de ingeniería social, en plena expansión, permiten a los hackers "adivinar" las contraseñas simples utilizadas por los usuarios. Por lo tanto se recomienda: - Evitar contraseñas que utilicen datos de identificación muy obvias (ejemplo: fecha de cumpleaños, lugar de nacimiento, número de teléfono). - Evitar divulgar información personal y profesional en las redes sociales. Los hackers pueden usar esta información para adivinar sus contraseñas. - Evitar el uso de cadenas de caracteres lineales: 123456 o azertyuiop. - No escribir sus contraseñas sobre un papel suelto. 

Comprobar la seguridad de su contraseña

 

Diferentes herramientas online le permitirá comprobar la seguridad de sus contraseñas y le ofrecerá consejos para optimizarlas. Por ejemplo: